¿Qué es la tarificación del carbono o “Carbon Pricing”?

Se denomina “Tarificación del Carbono” o “Carbon Pricing” a los métodos para establecer una tarifa, costo o precio para las emisiones emitidas a la atmósfera de gases con “efecto invernadero” (greenhouse gases, GHG). Estas emisiones son consideradas negativas, pues podrían acelerar y desviar el proceso natural de cambio climático. En particular, se busca “tarificar” el gas dióxido de carbono, emitido al consumir combustibles fósiles en las distintas ramas de la actividad económica.1

Una tarificación óptima del carbono crearía señales de precio que mejorarían las decisiones de miles de actores económicos en temas como infraestructura, eficiencia e innovación, con el resultado de desalentar en un grado apropiado las emisiones de GHG. Los métodos conocidos de tarificación del carbono pueden ser clasificados entre dos tipos: 1) Un impuesto explícito a cada tonelada de CO2 emitido (un “Carbon Tax”, CT); y 2) Un impuesto implícito, creado por medio de un tope máximo al total de permisos de emisión, que son transables libremente entre los actores interesados. En este último caso, el número total de permisos está acotado y prefijado por la autoridad en un nivel restrictivo en comparación a las emisiones que ocurrirían en ausencia de permisos (“Cap and Trade - Emission Trading Systems”, ETS). Entre estos dos mecanismos mencionados existe una amplia gama de medidas intermedias, dentro de ellas, la más común es la regulación cuantitativa planta por planta aplicada en una gran variedad de casos. Desde el punto de vista teórico, cuando los agentes tienen información completa y no tienen poder sobre los precios (es decir, son tomadores de precios, tanto los compradores como los vendedores en todos los mercados involucrados). Ambas formas de fijación de precio -el Carbon Tax y el Cap and Trade- tienen el mismo efecto. Sin embargo, en el mundo real alejado del ideal teórico, existen diversas complejidades que dificultan la predicción de impacto de un sistema y otro. Estas principales complejidades se resumen en el siguiente cuadro:

. ¿Provee certidumbre a los agentes sobre el Precio de CO2? ¿Provee certidumbre a la comunidad sobre la cantidad de emisiones? ¿Capacidad de recaudar ingresos fiscales? ¿Daña la competitividad de la producción nacional, y el salario /empleo doméstico? ¿Obstáculos Prácticos o Políticos para la implementación?
Impuesto Explícito (Carbon Tax) Sí, el impuesto es 100% previsible No, las emisiones varían según variaciones en la demanda (depende, por ejemplo, del precio de los combustibles fósiles). Sí, al ser un impuesto por definición recauda ingresos. Sí, en el caso de que los recursos obtenidos no sirvan para reducir otros impuestos. Sí, dado que los impuestos de ésta naturaleza tienden a ser impopulares (según la evidencia mundial).
Tope al total de permisos transables (Cap and Trade) No, porque el precio responde a variaciones en la demanda. Ciertos diseños limitan la volatilidad del precio Sí, excepto cuando hay distorsiones en la producción Depende de la forma de entrega de los permisos de contaminación. Ejemplo: si son gratis, vendidos a precios arbitrarios o licitados al mejor precio, etc. Si, en el caso de que los recursos obtenidos no sirvan para reducir otros impuestos. (Ej: cuando los permisos son otorgados gratuitamente.) Si, en general la identificación del número de permisos transables y la fijación de una meta de reducción de emisiones son muy dificultosas

Fuente: Elaboración propia en base a BM, FMI, OECD, IEA y EIA

Publicado en CLAPESUC

  1. [1] Generalmente la emisión se mide en toneladas de dióxido de carbono (CO2) o de dióxido de carbono equivalente (CO2eq). 


Leer más artículos

“A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos ” ― Jorge Luis Borges ―