La dura pelea por levantar la productividad minera

“El Derrumbe” así titula el cuento de 1941 escrito por Gonzalo Drago1 que narra la historia sobre las esperanzas de dos cuadrillas de mineros que quedan sepultadas en un derrumbe por la negación a prestar atención a las múltiples señales que observaban y escuchaban al interior de una mina, probablemente de cobre. Esta analogía refleja en parte como las señales que se observan en Latinoamérica y los países mineros ante el derrumbe de los precios de los recursos naturales pueden sepultar o no algunas esperanzas de sus industrias. Chile es uno de muchos países en los cuales la extracción de recursos naturales, en particular la minería, juega un rol muy importante en la actividad económica a través de sus exportaciones. Uno de los aspectos importantes que ha enfrentado la industria de la minería en el último tiempo ha sido la disminución de su productividad.

El avance tecnológico es conocido también como productividad total de factores (PTF) y al no ser directamente observable una estrategia de estimación es el cálculo residual de la contribución del PIB, por encima de los aportes del capital y trabajo. De esta manera, siguiendo la estrategia de estimación de la PTF propuesta por De Solminihac,Gonzales y Cerda (2014)2 se calcula la evolución de las principales variables que permiten los cálculos de la PTF en la minería para Chile.

En dicho trabajo, se contruye 11 medidas alternativas de productividad que además de tomar en cuenta los factores clásicos de producción (capital y trabajo) también tomamos en cuenta el ajuste por la ley del cobre, el consumo energético y eléctrico, el ajuste de las remuneraciones de empleo. La ventaja de este enfoque es la diferenciación en el efecto de cada variable en la dinámica de la productividad. A continuación presentamos un resumen de nuestros principales resultados.

En la figura 1, se observan las 11 medidas de productividad total de factores para la minería en Chile. Las medidas tradicionales (1 y 2) consideran la contribución bruta de capital y trabajo, diferenciando las contribución entre una participación del capital estimada econométricamente por los autores en 2014 de 61% y la misma participación estimada contablemente de 84.2%3. En ambas medias se constata una caída de la productividad de 3.1% y 6.1% respectivamente para 2015. Tomando las medidas tradicionales y ajustándolas por el uso de capital se presentan las siguientes medidas (3 a 5) que comprenden: Ajuste por la ley de cobre (3), Consumo energético (4) y Consumo eléctrico (5). Dada la importancia de la ley del mineral, al ajustarla por su desempeño, manteniendo lo demás como lo calculado tradicionalmente, se constata que por primera vez después de más de una década, la PTF tiene una variación positiva de 6.5% para 2015. Dicho en otras palabras, si se descuenta la incidencia de la ley del mineral en la producción, la productividad hubiera crecido. En contraste, las otras medidas de ajuste de capital, por si solas, confirman la tendencia negativa antes mostrada con variaciones 6% y 4.3% respectivamente. La medida 6 presenta el ajuste del empleo por remuneraciones con un resultado similar a las previas variando negativamente 6.2%.

Asimismo, las medidas restantes (7 a 11) muestran la evolución de la productividad ajustando de manera simultánea todos los factores con todas las variables observadas. Para 2015, son 3 medidas que varían positivamente gracias al ajuste por la ley de mineral (7, 10 y 11) mientras que la (8 y 9) varían negativamente. Es relevante evidenciar que la variable más exógena, la ley del mineral cobre, sea la que marque la variación de productividad en la actividad minera en Chile, hecho que es preocupante dada la ausencia de control sobre su evolución.

En resumen, al año 2015, se evidencia marginalmente una recesión en la actividad minera de Chile, ya que la tasa de crecimiento anual fue negativa de 0.2%, la más baja desde 2011. Entre los determinantes de esta caída se encuentran factores externos, tales como: i) la desaceleración del crecimiento del principal consumidor de cobre China, que representa el 40% del consumo mundial e importa el 26% de las exportaciones chilenas, principalmente cobre; ii) La caída del precio del mineral, que sigue la tendencia de la caída de precios del petróleo desde julio de 2014 y que acumula desde entonces una caída de 30% hasta diciembre de 2015. Pero también existen factores internos que contribuyeron a la desaceleración de la actividad como un incremento en la incertidumbre sobre los resultados de la reforma tributaria, entre 2014 y mediados de 2015.

Otros determinantes de la productividad

De igual manera, es importante analizar el ajuste por rendimiento y uso de los factores productivos antes mencionados con la evolución de las remuneraciones reales de la minería, obtenida del Instituto Nacional de Estadística de Chile, CIIU. Rev.3, Clasificación Internacional Uniforme de Actividades Económicas; y de la variación de la ley del mineral, obtenida de Comisión Chilena del Cobre – COCHILCO.

Primero, la tasa de crecimiento de las remuneraciones reales de la minería que igual que los visto recientemente también experimentan una desaceleración, pasando de crecer un 3.9% promedio entre 2008 y 2013 a solo un 0.3% en promedio para los dos últimos años. Asimismo, si analizamos el comportamiento del uso del capital y más que nada lo relacionamos con la disponibilidad física del mineral Cobre, se observa que en particular en 2015 la ley llegó a 0.61% en promedio por división, de un nivel de 0.72% promedio los 5 años anteriores, lo que refleja una caída del 14% en el grado de concentración del mineral, que da cuenta además de un pérdida física en la explotación de cobre.

Por otra parte, los términos relativos que tiene la actividad minera dan cuenta también de los precios internos, principalmente reflejados en los precios de energía eléctrica, recolectados a través del precio medio de mercado real del Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), obtenido de la Comisión Nacional de Energía – Ministerio de Energía de Chile; y de los precios externos con los cuales se exporta el mineral, reflejados en el precio real del cobre, obtenido de Comisión Chilena del Cobre – COCHILCO.

Ambos precios, junto a los ajustes de uso y calidad, configuran junto a los factores productivos, los elementos para -en primera instancia- ver cuál fue el desempeño de la Productividad Total de los Factores; y luego, también analizar el desempeño del producción (o PIB minero) por trabajador o productividad laboral y sus determinantes. En la figura 1 también se observa que la caída de la productividad, medida como PTF, hasta 2015 varía entre un 55% y 86% acumulado desde el año base. El fruto de este rango de variación radica principalmente en los diversos ajustes que se hacen a la medida central, que considera las contribuciones exclusivas de capital y trabajo.

En perspectiva, el aprovechamiento de los recursos naturales debe lograrse a través de mayores grados de eficiencia y con la adopción de mayores innovaciones tecnológica. En particular ahora se observa que inclusive uno de los países con mayor avance como Chile se ve enfrentado a esta realidad la pregunta abierta es ¿Cómo se encuentra el desempeño en los demás países de la región y sus industrias de explotación de recursos naturales?

  1. [1] Drago, Gonzalo (1941) “Cuentos Mineros” Editorial El Esfuerzo, Santiago de Chile 

  2. [2] De Solminihac, H., Gonzales L.E. y Cerda R. (2014) “Desarrollo y Análisis de Indicadores para el Mejoramiento de la Productividad en la Minería en Chile” Documento de Trabajo N°11, Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales CLAPES UC, Santiago de Chile 

  3. [3] Ambas mediciones son comparables dado el intervalo de confianza del ejercicio econométrico realizado 


Leer más artículos

“A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos ” ― Jorge Luis Borges ―