Chile: Amigable pero costoso para el Adulto Mayor

Cuando la inflación anual se encuentra fuera de la meta fijada por el Banco Central la sociedad ve disminuido su bienestar. En particular, cuando la inflación es alta, hay grupos que sufren más que otros. Uno de estos grupos son los hogares de adultos mayores que representan 2,6 millones de personas en Chile y que, con el datos del Índice de Precios al Consumidos del Adulto Mayor (IPC-AM) y del Adulto Mayor Vulnerable (IPC-AMV) calculado en ClapesUC recientemente registraron una inflación anual de 5.2% y para el grupo de adultos mayores vulnerables de 6.1% en agosto.

¿Cuál es la razón por la que estos hogares registran una inflación mayor al promedio de todos los hogares en la economía? ¿Existe espacio para ayudar a los adultos mayores? Son algunas de las preguntas que intento responder en este artículo.

Primero, considerando un hogar conformado exclusivamente por adultos de 60 o más años y siguiendo los criterios del IPC general; el IPC-AM e IPC AMV muestran que es muy distinta la ponderación que los hogares de adultos mayores otorgan a las divisiones de productos, y que la evolución de los precios las afectó de modo diferente.

Un ejemplo de lo anterior es la división salud, mientras el promedio de los hogares otorga un 6.4% de su gasto a esta división, los hogares de adultos mayores destinan el doble, vale decir un 12.1% de su presupuesto mensual para la compra de medicamentos, atenciones de salud y otros gastos asociados a la salud. Más aún, esta división explica casi un punto porcentual (0.8 p.p.) del total de la inflación en un año, solo después de alimentos que explica casi dos puntos porcentuales (1.8 p.p.). Estas cifras se comparan con la incidencia en el promedio general de hogares de (0.4 p.p.) y (1.6 p.p) respectivamente. Evidentemente la ponderación a mayor salud es diferente debido a la etapa en la vida que tienen estos hogares. La condición de vulnerabilidad – que afecta tanto a adultos mayores como a hogares más jóvenes – se caracteriza por dar una ponderación mayor a la división alimentos. Por ejemplo, entre los adultos mayores, los vulnerables gastan el 35,1% de su presupuesto en alimentos, mientras que el conjunto de todos los adultos mayores gasta 20.9% apenas un 1.9% más que el promedio de los hogares en general.

Segundo, dado el costo de vida de los adultos mayores, una pregunta natural es: ¿Chile es un país amigable para el envejecimiento? Los últimos datos del Global AgeWatch dicen que Chile es el segundo país en Latinoamérica, solo por debajo de Panamá, en ser más amigable y es vigésimo primero en el mundo (1ro es Suiza), por encima de Bélgica (N° 24), España (N° 25), Italia (N° 37), Portugal (N° 38) y Corea (N° 60. Este indicador considera las siguientes categorías: condiciones de salud (esperanza de vida y estado psicológico), las pensiones, condiciones laborales, educación, seguridad, libertad civil, y relaciones sociales. Estas posiciones son una buena noticia para los adultos mayores chilenos.

Es importante el logro de tener adultos mayores educados y con esperanza de vida amplia a los 60 años, que sean libres en el ámbito civil y participen de agrupaciones sociales. Sin embargo, esto no nos debe conformar. El ítem donde Chile es menos amigable con los adultos mayores es la seguridad: sólo 50% de las personas tienen la sensación de seguridad al caminar solos en la noche en el área donde viven. También hay grandes oportunidades de mejora el actual sistema de pensiones, que si bien otorga importantes frutos, es perfectible previniendo las lagunas de cotización, que son una de las causas de que las pensiones sean inferiores a lo esperado.

Otra forma de mejorar la situación de los hogares de adultos mayores vulnerables podría ser a través de la indexación de las Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario a la medida del IPC-AMV como un criterio base.

Publicado en Pulso Chile


Leer más artículos

“A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos ” ― Jorge Luis Borges ―