post.title

01 Jun 2016 | Juan Antonio Morales

Las noticias políticas y económicas de Venezuela muestran un deterioro completo de la situación. No solamente que el país está con una inflación anual proyectada por el FMI de 700% y caídas del PIB al ritmo de 6% por año, sino que sufre de graves problemas de abastecimiento. No hay alimentos ni medicinas básicas. El deterioro de los indicadores de progreso social es también mayúsculo. Nosotros que vivimos la dramática experiencia de la hiperinflación y el desabastecimiento del primer quinquenio de la década de los años 80 no sufrimos, en cambio, mengua en los indicadores de salud. Muy al contrario, la caída de la tasa de mortalidad infantil comenzó en esos años gracias a la inteligente labor del entonces ministro Torres Goitia.

post.title

22 Apr 2016 | Pablo Cuba Borda y Luis E. Gonzales Carrasco

Una de las preguntas más antiguas en el análisis macroeconómico de los países en desarrollo es entender ¿cuál es el efecto de shocks en los términos de intercambio? Los términos de intercambio que se definen como la razón entre el precio de las exportaciones con respecto a las importaciones de un país son un precio relativo muy importante en una economía. Los países en desarrollo tienen una relación historicamente bipolar con esta variable, ya que cuando los términos de intercambio mejoran, las economías son seducidas a un tórrido romance de bonanza. Pero cuando termina la fiesta, el amor se torna en odio y algunas economías corren el peligro de entrar en las tres fases del llamado populismo macroeconomico: la gloria, la duda y el eventual colapso.

post.title

12 Apr 2016 | Mauricio Vargas

Bolivia —uno de los países más pobres de América Latina— ha logrado reducir notablemente la desigualdad y la pobreza en los últimos 15 años, gracias a que el crecimiento económico sostenido y alimentado por el superciclo de las materias primas se combinó con políticas públicas focalizadas. Pero no todos los sectores de la economía se beneficiaron durante este proceso, y los avances de aquí en adelante se verán entorpecidos por el fin del auge de las materias primas.

post.title

29 Feb 2016 | Jose Alejandro Peres-Cajías

Dani Rodrik ha valorado recientemente de forma positiva el crecimiento económico boliviano (aquí). Ello puede explicarse por el hecho de que, a diferencia de gran parte de las economías de América Latina, Bolivia creció en 2015 a una tasa superior al 4%. Ello podría ser resultado también del análisis de la tasa de crecimiento del PIB per cápita en los últimos años: 3.21% anual entre 2004 y 2013 (años de inicio y fin del súper-ciclo de materias primas) en dólares de paridad de poder de compra de 2011.

“A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos ” ― Jorge Luis Borges ―